Carta a un alumno reprobado

Como catedrático te metes en la cabeza la idea de que debes cambiar el mundo un alumno a la vez, o al menos, eso quiero pensar. 

Esto pasó a finales de junio, al recibir un pedido de uno de los chicos para que le asigne (regale) una nota suficiente para aprobar, nota que no merecía por haber presentado un trabajo paupérrimo. Destiné más de 15 minutos en responder su pedido con algo de indignación y como verán una tal vez incorrecta manera de dirigirme académicamente. No pienso disculparme al respecto, me considero heterodoxo en mi proceder en las aulas.
He cambiado algunas cosas de la carta para que se entienda su contexto en este espacio:

...

Estimado:

Que te regale una nota por lo que has demostrado que puedes hacer y no por lo que has presentado, no me parece correcto. Yo no puedo ir donde un cliente con un argumento así, no puedo decir que mi campaña merece ser comprada porque saben lo que soy capaz de hacer. La nota es lo de menos y lo peor es que tú ni siquiera ves cuál es el problema aquí. Yo no exijo que todos sean creativos de primer nivel pues comprendo que a muchos no se les da. Pero que exista falta de pasión, falta de interés, y el intento de querer venderme algo totalmente mediocre, eso, no lo acepto y te digo por qué: 

Estamos en una industria publicitaria estancada por actitudes parecidas, te encuentras con agencias capaces de bajarse los pantalones ante un cliente haciendo trabajos mediocres y cobrando una miseria. Un modelo de negocio que acostumbra a las empresas a comunicar basura, explotar empleados, estafar a proveedores, con tal de vender un poco.  

Estamos en una industria donde todavía no se valora la calidad creativa, porque te encuentras gente cómoda que no es capaz de quedarse un par de horas en la noche haciendo una mejor propuesta de la que "cumple el objetivo" y presenta cualquier mierda con logo. Pero se contenta con que le paguen a fin de mes.  

Estamos en una industria donde estamos cagados los que todavía creemos que el bien común es lo único que nos va a sacar adelante, porque cada vez que le va bien a un creativo, los demás se dedican a criticarlo, a envidiarlo y hasta a sabotearlo. No existe unión entre creativos, existe una estúpida pugna de ego y competencia malsana, un pensamiento tercermundista que en lugar de caminar adelante como industria prefiere intereses individuales. 

Estamos un una industria que cada vez paga menos, que pierde su profesionalidad precisamente por gente que ha llegado creyendo que son directores de arte por manejar programas de computadora, de un mercado saturado de fotógrafos que no tienen ni puta idea de lo que hacen pero les alcanzó para comprarse una cámara, de redactores que no escriben, de ejecutivas de cuenta que les da miedo alzar un teléfono, de productores que les da pereza buscar más opciones de locaciones, gerentes que no saben cómo buscar nuevos negocios, etc.

La nota es lo de menos, porque lo que demostraste es que si eras capaz de hacer un buen trabajo, sencillamente no quisiste hacerlo, algo que en mi equipo de trabajo no toleraría y sería motivo de despido. Desperdiciaste la oportunidad de mostrar tu nivel de ideas y ejecución, trataste de venderme una cosa que estaba lejos de ser algo profesional, un mal intento de obra con fotos bajadas de internet pixeladas, argumentos inútiles mal escritos, un planteamiento sin sentido. te mostraste frente a tus compañeros como alguien que no pone interés en lo que hace y a mí me mostraste a una persona que no contrataría ¡jamás!. ¿Y a ti te preocupa la nota?

Piensa en tu vida, piensa en tu familia, el tener la oportunidad de estar sentado en una Universidad tan importante es todo un privilegio que pocos pueden darse, no lo desperdicies, tienes tus cinco sentidos, todas tus capacidades físicas e intelectuales para salir a buscar lo que quieres hacer el resto de tu vida y encontrarte algún día a las puertas de una tercera edad mirando cómo aprovechaste cada oportunidad e hiciste lo que te gusta. 

No desperdicies el tiempo, no desperdicies las oportunidades y más importante, no te desperdicies a ti. ¿Ahora entiendes por qué la nota es lo de menos? No se trata de una materia ¿Qué nota crees que mereces en cómo estás actuando en tu vida? ¿Qué nota crees que mereces en cómo vas a cambiar la industria publicitaria? 

Considéralo. y dime qué opinas al respecto.

Con afecto, alguien que intenta cambiarte la vida.

...

Lo sé, puede que no haya sido la mejor manera, pero me gusta pensar que algún día me lo agradecerá. Al final le di otra oportunidad, y es que al parecer mi lado amable sigue siendo más influyente que mi faceta de hijo de puta.
No le digan nada al Decano.

Entradas populares