Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

2017, desde el manicomio

Seguir dentro de este ciclo de inicios de año, propósitos y metas. Es una locura. Y lo digo así, definitivamente considero que cada año te vas poniendo un poquito más maduro, pero por eso mismo, desaceleras para admitir que todo este papel que asumimos de personas con accesorios, compromisos, obligaciones y egoísmos es desgastante y molesto.
Sí, este es otro de esos artículos fatalistas filosóficos que despotrican contra lo que guardamos en la mente y lo que la sociedad nos ha hecho pensar. Lo más jodido, es saber que no es tan simple salir y que dependemos de ello. Por eso ha sido un año con altos y bajos, metas alcanzadas y otras cosas que no hubiese querido que sucedan así. No sé qué decir sobre este 2017 que terminó, porque ni lo quise ni lo odié. Lo más difícil, supongo, es que tampoco sé qué decir de mí mismo.
Empiezo este año recogiendo piezas de mí, por haber permitido que el silencio de lo que me incomode llegue a explotar, por haber dejado avanzar una ansiedad nociva, por ha…

Últimas entradas

Los aspirantes publicitarios y el Mago de Oz

No planeaba la boda de mi hermana

Alma de Hilux

Soy feminista

Paciencia

Borrador número 2016

Nos encontramos

La historia de amor que no se llevó el Alzheimer

Carta a un alumno reprobado

Cambio de nombre